viernes, mayo 04, 2007

Au revoir Paris (E d P IV)


El Taxi paró en la calle Colegios. Alcalá estaba nevada y a esas horas de la noche, no habia mucha gente en la ciudad.El recepcionista de la Hosteria, me entregó la llave de mi habitación.
Subi por las escaleras, puesto que mi poco equipaje no pesaba y mi cuarto estaba en el segundo piso.
Las ventanas no daban al edificio de la Universidad, un edificio al que tenia que volver,pero que me hacia daño ver, sabiendo que alguien murió en el, por alguna circustancia cercana a mi.

- Miss Crofhein, ¿Do you like your bedroom?
- Yes I do. Todo correcto, puedo hablar español.
- Perfecto. Si necesita algo diganoslo. Mañana a primera hora le subiremos la prensa belga a su habitacion. Buenas noches.
- Buenas noches, gracias y por favor no me pase ninguna llamada en estos dias.

Sabia bien que quien quisiera ponerse en contacto conmigo lo haria via e-mail, pero mas que mi mente, mi corazon, temia que alguno de mis alumnos o compañeros, quisieran saber que volvia a hacer en Alcalá.



Mi primera noche en Alcalá no pude conciliar el sueño.
Me acorde perfectamente de la carta que dejé en el despacho cuando me fui de la Universidad.No pude despedirme de vosotros. Todavia era demasiado debil y por eso os deje unas letras, que mas parecian un testamento publico de mis desencuentros con la ciudad de Cervantes.
Nunca me han gustado las despedidas en persona, el agitar de un pañuelo en la estación o las lagrimas en un aeropuerto.
Nunca me gusto, bajarme de tu coche, acariciando tus rizos negros y despidiendome con un beso, cercano, pero nunca en tus labios.
La cobardia formó parte de mi, hasta que la rabia y el engaño, volvieron a hacerme incredula. Alguien quiere terminar conmigo, no fisicamente, pero se, que quiere destruir mis ilusiones y eso, a mi edad ya no lo puedo consentir, aunque tenga que despedirme para siempre de Alcalá y del amor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Holo Noe, Soy Ana, mundialmente conocida como Ana C y acabo de leer tu mail. Me da mucha penita que te vayas y más ahora que vuelvo yo,espero que no sea por eso ;)
Se te va a echar de menos, que lo sepas, y te diré que quién sabe, quizá esta no sea la refinitiva, como tú dices, ni un adios, sólo un hasta luego, mejor pensarlo así.
Te mando muchos besitos y espero un "día del guía cercano", ok?

Ana.

Hangelus GiRL dijo...

Nadie puede acabar con tus ilusiones, salvo tú misma. Te remito a Ortega y Gasset:

"Yo soy yo y mis circunstancias, y si no las salvo a ellas, no me salvo yo".